Consejos para Cuidar los mayores en nuestra casa.

CUIDADO MAYORES
La llegada a determinada edad o por causas sobrevenidas como enfermedades puede provocar que los abuelos, padres, suegros pueden necesitar nuestros cuidados por parte nuestra llegado un determinado momento y como afrontar estos problemas es lo que queremos ayudar en este post.
Si bien las familias pueden optar por varias soluciones como:
  • llevar a sus familiares a centros de atención especializada
  • contratar a alguien que los asista en la vivienda del propio mayor sin tener que ir a vivir a nuestras casas, sobre esta opción hemos escrito ya varios artículos pincha aquí y los recordarás,
  • otras familias pueden decidir traérselos a su propia casa, para este grupo de familias centramos hoy nuestros consejos.
Estar al cuidado de una persona en la tercera edad es muy gratificante y al mismo tiempo agotador, sobre todo, si no tiene la capacidad para movilizarse por sus propios medios o padece una enfermedad grave como Alzheimer o Parkinson o cualquier otra neurodegenerativa.

Claves para cuidar a los mayores en casa

Aquí te damos los siguientes consejos, y el cuidado de nuestros familiares mayores en casa no se volverá una carga ni una fuente de conflicto frustrante para la familia.

Cuidado de Mayoreslas tareas no es labor para una sola persona de la familia.

Quizás las mujeres de la casa (hijas, nueras, nietas) son las encargadas de cuidar a los ancianos, por cuestiones de filiación pero, también, por concepciones sociales muy marcadas en Canarias. Lo correcto y sobre todo lo natural es que todos los que viven en la misma casa ayuden con su granito de arena a todas las tareas que conlleva el cuidado de esa persona.

Uno solo no puede con todo, sobre todo si la persona enferma, no se puede levantar de la cama, debe seguir una dieta específica, y quizás tiene ejercicios físicos o psicológicos que hacer regularmente. Si te encuentras cuidando a una persona mayor y sientes que estás sobrecargado de tareas, pide ayuda a los demás ya que la familia debe colaborar en sus propias posibilidades, incluidos los niños de la casa pueden ayudar a los abuelos con pequeños trabajos.

No sentirse culpable

Muchos hijos o nietos optan por dejar a los familiares en una casa especializada en tercera edad y se sienten culpables por ello. En otros casos, no poder cumplir con las expectativas del familiar produce sensaciones similares. Es bueno tener en cuenta que uno está haciendo lo mejor que puede, que la decisión tomada tiene que ver con varios factores y ha sido analizada, que no siempre podemos hacer una labor profesional correcta.

Para evitar estos sentimientos pero sobre todo por descanso de la familia, se puede, por ejemplo, contratar a un auxiliar de ayuda a domicilio para :

  • Que cuide a la persona durante la noche o las horas en que no estamos en casa.
  • Que se encargue del baño diario del mayor
  • De esta manera, el anciano permanece en el hogar y está siendo cuidado por alguien profesional

Y si el dinero es un problema, y la decisión es cuidarlo entre todos, no sentir culpa si algo no sale bien o si no todo es perfecto.

Organizar las cosas.

La clave fundamental para cuidar ancianos, sino para casi todos los aspectos de la vida en general. En esta labor los Auxiliares de ayuda a domicilio nos pueden ayudar a organizarnos y planificarnos en todas las tareas rutinarias que conlleva el cuidado en casa de una persona mayor o enferma. Por ejemplo, control total de la medicación siempre compleja en mayores, tener siempre controlado los teléfonos de las emergencias o médicos particulares, avisar a los vecinos y familiares si se necesita ayuda, no quedarse sin aquellos útiles para la vida diaria del mayor ; pañales, o cosas así. Realizar con antelación los trámites en la clínica u hospital, saber correctamente los horarios de toma de pastillas y hasta colocar alarmas para no dejarlo pasar al estar ocupados con otra cosa.

A las personas mayores les viene bien seguir una rutina de baño, comidas, paseos, etc. y para el cuidador o familiares será más sencillo en el día a día, ya que algunas de estas labores la hará el hijo o la madre o el padre, la cuestión es organizarse correctamente.

cuidado de mayores

Aprender sobre el cuidado de personas mayores.

Existen diversos cursos o grupos de apoyo para familiares de personas enfermas o de tercera edad que se quedan en casa, e incluso en tu ayuntamiento hay jornadas o el asistente social pueden ser un lugar perfecto para aprender sobre lo más importante que hay que tener en cuenta.

No dudes en leer lo más que puedas al respecto, consultar con los que saben, en lo posible, contratar a alguien y aprender algunas de sus técnicas para aplicar luego con nuestro familiar mayor.

Toma un tiempo para ti

No puedes pasarte todo el día cuidando a tus padres, suegros o abuelos, esta labor va a durar mucho tiempo no es una carrera corta, por lo que esto no quiere decir que seas una mala persona o egoísta, sino que también es necesario que satisfagas tus necesidades sociales, recreativas, lúdicas, etc, esto se conoce en la nuestro sector como respiro familiar. 

Tómate una o dos horas cada día para hacer lo que más te gusta, en lo posible fuera de casa y no en compañía del anciano que cuidas. Si no tienes a nadie más que te ayude, contrata a alguien para que esté unas horas nada más en la casa y tú puedas hacer lo que quieras.

cuidado de mayores

Duerme o descansa todo lo posible.

Si estás cansado o no duermes bien es muy difícil que puedas asistir a alguien de la tercera edad y, en muchos casos, enfermo. Por lo tanto, duerme lo suficiente según tu organismo lo solicite. La falta de sueño disminuirá tu capacidad para concentrarte y por lo tanto de no cometer errores o para solucionar problemas, para estar atento a las necesidades del familiar, para recordar temas  importantes, etc.

Si tienes la oportunidad, duerme una siesta. Trata de descansar cuando el anciano también lo haga. Si has tenido hijos, piensa en la época en que eran bebés, es un consejo muy similar ya que el descanso del bebe la madre debe tomárselo para lo mismo. Si puedes contratar a una persona que te ayude, aprovecha para dormir o descansar cuando el ayudante de ayuda a domicilio está en la casa encargándose de otras labores.

Aprende a decir que no

Toda la familia tiene seguramente otras responsabilidades, trabajar ir al colegio etc, por lo que no podremos ser perfectos y acudir a todas las actividades de formación o reciclaje o al medico. No te sobrecargues de labores intenta reducir o compartir el tiempo en que te encargas de esos asuntos. Si estás dedicando tu tiempo a cuidar a tus padres o abuelos, no tendrás muchas horas libres, por lo tanto, compromete tu tiempo con cosas que puedas cumplir. Recuerda que no puedes hacer todo y que el día solo tiene 24 horas.

En Interdomicilio Canarias ponemos a tu disposición experiencia y personas cualificadas para ayudarte, y te garantizamos que el presupuesto no va a ser un problema.

 limpieza de oficinas y locales

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*