Enfadarse es incompatible con ser Feliz

cuidado de mayores

Uso de la psicología positiva para ser Feliz

 

Estos días, nos visitó en Canarias el psicólogo Rafael Santandreu, que ha escrito varios libros de mucho éxito, “El arte de no amargarse la vida” (2011) y “Las gafas de la felicidad” (2014), publicados en 20 países por todo el mundo.

Y de su visita, quisiera extractar unos cuantos consejos que me han parecido muy buenos y fáciles de aplicar:

¿Podemos ser felices pensando de forma racional?

Rafael cree que la piedra angular de la psicología cognitiva es que las emociones nos las producimos con nuestros pensamientos buenos o malos.

La deprimirse es una labor difícil, tienes que esforzarte mucho diariamente. No te das cuenta, pero lo logras con tu diálogo interno, con lo que te dices, si este dialogo es : “que mal estoy”, “esto que me esta sucediendo es lo peor del mundo”, etc,etc.

Y como somos nosotros los que nos infringimos este castigo para ponernos mal, también podemos ponernos bien con los pensamientos positivos, con lo que nos decimos continuamente. Ahí está la clave.

¿Tenemos tendencia a dramatizar, a convertir pequeños inconvenientes en grandes problemas, a lo que usted llama TERRIBILIZAR?

Vivimos en el momento histórico en el que la sociedad más terribiliza, más se queja y, por ende, más infeliz es. Todos estamos de acuerdo que vivimos en el mejor momento histórico y próspero de los últimos 30 años, pero no paramos de quejarnos. Es absurdo, recordamos a nuestros padres contar que la preocupación era comer todos los días. Y no era posible. Ahora sí, pero nos quejamos mucho más.

felicidad

¿ Podemos alcanzar la felicidad en cualquier circunstancia de la vida ?

Solo hay un par de circunstancias , la falta de comida y la muerte, en el resto de circunstancias se puede ser completamente feliz, si tienes la correcta mentalización. Y eso se puede demostrar. Las miles de personas con problemas MUY SERIOS que son sorprendentemente felices. Por ejemplo el científico Stephen Hawking, pese a su enfermedad.

En esta sociedad de la queja, ¿es posible vivir sin enfadarse?

Lo que digo es que si quieres ser una persona fuerte a nivel emocional, tienes que erradicar el enfado. No te puedes permitir enfadarte nunca, o muy poco. Tienes que combatirlo con mucha energía porque enfadarse es incompatible con ser feliz.

El antídoto contra el cabreo es la renuncia. Debemos trabajar la capacidad para renunciar, por ejemplo, renunciar a tener la razón; renunciar a la justicia en todo momento, renunciar a discutir, etc, etc…

¿Podría dar a los lectores unas mínimas pautas para ser feliz?

Primero, no exigirte nada a ti mismo, sólo sugerirte. Tener una mente basada en preferencias no en exigencias.

Segundo, no exigir nada a los demás. Eso significa que no debes esperar que todo el mundo te trate bien todo el tiempo, porque eso es imposible y tampoco lo necesitas.

Tercero, darte cuenta de que las cosas ya van demasiado bien. Igual nos convendría que las cosas fueran un poco peor. Ya tenemos demasiadas cosas, ¿para qué queremos más eficacia? ¿cuándo diremos basta? ¿para qué queremos que todo vaya mejor? ¿para tener más zapatos? ¿y el planeta hasta cuándo soportará esto? Las cosas ya van demasiado bien. Cuando pierdas un tren, debes decirte: si las cosas ya van demasiado bien, qué más da. Esas son algunas pautas, pero hay más…

¿Un ejemplo a aplicar?

El 50% de los matrimonios o parejas actuales no duran más de 10 años, las personas creen que amar es necesitar. Yo creo que el verdadero amor es aquel que te permitiría decir a tu pareja: te quiero mucho, pero no te necesito nada. Y yo quiero que tú pienses igual. No estás conmigo porque eres dependiente, sino porque lo deseas. Cuando tú necesitas a una pareja tienes dos problemas muy serios: si la pierdes, te consideras un desgraciado de la peor especie, y crees, erróneamente, que tu pareja te debe hacer feliz totalmente. Pretendes que tu pareja sea una panacea que te dé la felicidad, y no lo es, y entonces empiezas a exigirle absurdamente durante toda la vida que haga una cosa que no va a hacer nunca. Esa es la principal tensión en las relaciones. La gente no es feliz de forma individual y vuelca todo sobre su pareja. “No soy feliz porque no me ayudas en casa”, “no soy feliz porque no me haces caso”… Hay que estar mal de la cabeza para condicionar tu felicidad a que otra persona te haga caso.

¿La salud no es lo principal?

¿Cómo te puedes apegar tanto a algo que seguro vas a perder? Desde muy jóvenes todos perdemos salud. Llevas gafas, se te cae el pelo, te duele la espalda, etc, etc. Luego sigue aumentando la cosa. Vas perdiendo salud y eso no debe impedirte ser feliz. Te adaptas a lo que toca y sigues. La gente tiene muchos problemas respecto a envejecer o perder salud porque se transmite socialmente que o tienes una salud intacta o tienes razones para ser desgraciado. Es absurdo, porque de hecho enfermos estamos todos.

¿Por qué?

Pues porque todos los hechos naturales son hermosos si los ves desde un punto de vista científico. Un volcán, el sol o un nacimiento son hermosos. Una muerte también. Es un hecho natural. Hay que congraciarse con la muerte, y no vivir con la eterno miedo a algo que sucederá.

Si cree que tiene problemas serios o quiere trabajar estos asuntos ponga un psicólogo a domicilio que le ayude con los ejercicio mentales.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*