Tus Derechos como Paciente I

baby-408269_1280

¿Conoces tus derechos como paciente?

 

Al acudir a una consulta médica o requerir de alguna forma un profesional sanitario o un Servicio de ayuda a Domicilio SAD, seguimos una serie de pautas a las que estamos familiarizados. Todos sabemos cómo pedir cita con nuestro médico de cabecera, a quién llamar si necesitas servicio de ayuda domiciliaria o dónde dirigirnos para solicitar nuestra tarjeta sanitaria. Pero una vez acudes a tu médico especialista, o tu psicólogo o podólogo, ¿conoces cuáles son tus derechos como paciente?

Existen diferentes textos legales donde se recogen los derechos que tenemos como pacientes y que  nos deben ofrecer una garantía de calidad en la atención socio sanitaria recibida.

 

El primer documento legal en el que se habla de los derechos como paciente es en la Constitución donde en el artículo 43 considera el “derecho a la protección de la salud”.

El siguiente texto legal que habla de este asunto es la Ley General de Sanidad (LGS) de 1986 y que estableció los principios generales de universalidad y equidad así como los derechos y deberes fundamentales del paciente:

  • Al respeto a su personalidad, dignidad humana e intimidad, sin que pueda ser discriminado por razones de raza, de tipo social, de sexo, moral, económico, ideológico, político o sindical.
  • A la información sobre los servicios sanitarios a los que puede acceder y sobre los requisitos para su uso.
  • A la confidencialidad de toda la información relacionada con su proceso y con su estancia en instituciones sanitarias públicas y privadas que colaboren con el sistema público.
  • A ser advertido de si los procedimientos de pronóstico, diagnóstico y terapéuticos que se le apliquen pueden ser utilizados en función de un proyecto docente o de investigación, que, en ningún caso, podrá comportar peligro adicional para su salud. En todo caso será imprescindible la previa autorización, y por escrito, del paciente y la aceptación por parte del médico y de la dirección del correspondiente centro sanitario.
  • A que se le dé en términos comprensibles, a él y a sus familiares o allegados, información completa y continuada, verbal y escrita, sobre su proceso, incluyendo diagnóstico, pronóstico y alternativas.
  • A la libre elección entre las opciones que le presente el responsable médico de su caso, siendo preciso el previo consentimiento escrito del usuario para la realización de cualquier intervención, excepto:
  1. a) Cuando la no intervención suponga un riesgo para la salud pública.
    b) Cuando no esté capacitado para tomar decisiones, en cuyo caso, el derecho corresponderá a sus familiares o personas a él allegadas.
    c) Cuando la urgencia no permita demoras por poderse ocasionar lesiones irreversibles o existir peligro de fallecimiento.
  • A que se le asigne un médico cuyo nombre se le dará a conocer, que será su interlocutor principal con el equipo asistencial. En caso de ausencia, otro facultativo asumirá tal responsabilidad.
  • A que se le extienda certificado acreditativo de su estado de salud, cuando su exigencia se establezca por una disposición legal o reglamentaria.
  • A negarse al tratamiento, salvo en los casos previstos y nombrados anteriormente; debiendo, para ello, solicitar el alta voluntaria.
  • A participar, a través de las Instituciones comunitarias, en las actividades sanitarias.
  • A que quede constancia por escrito de todo su proceso. Al finalizar la estancia del usuario en una Institución hospitalaria, el paciente, familiar o persona allegada a él recibirá su Informe de alta.
  • A utilizar las vías de reclamación y de propuesta de sugerencias en los plazos previstos.
  • A elegir el médico y los demás sanitarios titulados de acuerdo con las condiciones de la Ley.
  • A obtener los medicamentos y productos sanitarios necesarios considerados para promover, conservar o reestablecer su salud.
  • Respetando el peculiar régimen económico de cada servicio sanitario, los derechos contemplados en los apartados 1, 3, 4, 5, 6, 7, 9 y 11 de este artículo serán ejercidos también con respecto a los servicios sanitarios privados.

En 2011 se aprobó la Ley General de Sanidad Pública (LGSP), que moderniza la anterior (LGS).

Y ahora disfruten de la cuña publicitaria ;)) :

Todos estos derechos quedan salvaguardados si INTERDOMICILIO CANARIAS hace de intermediario entre el profesional médico o sanitario y el usuario, ya que disponemos ante todo de la sensibilidad apropiada para estos temas y somos rigurosos con nuestro prestigio reputacional , y si aun así surgiese un problema nuestro seguro de responsabilidad civil cubriría cualquier contingencia

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*