El Respiro Familiar

servicio ayuda a mayores

El cuidado del cuidador habitual debe ser una prioridad para que el servicio sea de calidad y dure en el tiempo.

 

El cuidado de personas dependientes, discapacitados o simplemente enfermos crónicos, nos hace llevar una carga emocional, de responsabilidad y de esfuerzo físico incluso, que pasado un tiempo puede hacer mella en nuestra propia calidad de vida, y es una situación para la que nunca estamos suficientemente preparados, ni física ni mentalmente.

La implicación de forma excesiva en el día a día de la persona que tenemos a nuestro cargo nos puede pasar factura, para ello los programas de respiro familiar son una alternativa muy valiosa para ofrecer un cierto descanso y desconexión al cuidador profesional o particular.

 

  • Los programas de respiro familiar en residencias
  • Residencias de verano, para dependientes.
  • Respiro familiar en fines de semana.

 

Es muy gratificante la labor social de cuidar de otra persona y si esa persona es nuestra familia pues el sentimiento es aun mas pleno.

Convertirse en cuidador profesional lo cambia todo, desde cancelar un plan con amigos porque tenemos que quedarnos en casa, el trato diario con nuestros hijos, hasta posibles discusiones con nuestra pareja. Incluso nuestra salud se puede ver afectada en algunos casos, depresión, lumbalgias, afinidad con los problemas etc, etc. 

Pero sin dramatizar, por suerte la vida no son sólo extremos y los programas de respiro familiar vienen a mejorar  la necesidad de los cuidadores de disfrutar de momentos de evasión y relax  de nuestra vida.

El Respiro Familiar, donde nos informamos.

Los programas de respiro para familias se ofrecen  a través de la consejería de Servicios Sociales del Gobierno de Canarias, aunque en algunos casos el propio  Ayuntamiento de nuestro pueblo o ciudad donde podemos solicitar este tipo de servicios, por medio de los SAD o servicios de ayuda a domicilio. Su finalidad es dar un apoyo concreto, específico y temporal a cuidadores y sus familias:

  • Servicio puntuales, por necesidades del cuidador, enfermedad, maternidad, o simplemente permisos propios.
    1. Estancias de fin de semana.
    2. Estancias de mas largas, hasta de varias semanas.

Las Administraciones Públicas poseen plazas públicas y también concertadas destinadas a estancias temporales. Gran parte del sector privado también tiene plazas para estancias temporales, con requisitos propios, o incluso los Servicios de ayuda a domicilio privados pueden prestar estos servicios, como los del SAD INTERDOMICILIO.

¿Cuáles son los requisitos para acceder al respiro familiar?

Los programas de respiro familiar, no están del todo regulados y lo que tiene que ver con los requisitos a cumplir por parte de sus solicitantes. INTERDOMICILIO ofrecemos un listado general con aquellos que se suelen pedir en estos casos:

  • Personas menores de 65 años, debe tener en posesión Certificado de Discapacidad con una valoración del 33% o mayor y reconocida la situación de Dependencia. Aunque cada administración pública puede establecer requisitos distintos.
  • Para mayores de 65 años, las exigencias deben ser más fáciles y se concentran más en la capacidad económica del usuario.

 

El Certificado de empadronamiento suele ser muy habitual en los ayuntamientos que corresponda, para justificar que son personas del municipio y el del cuidador para justificar que viven en el mismo domicilio, cuidador y usuario.

Justificantes de ingresos de la unidad familiar normalmente para justificar la necesidad de ayuda pública pero siempre se puede acceder al SAD privado Interdomicilio.

No tener enfermedades que deban tratarse en un centro hospitalario, o padecer trastornos mentales que dificulten la vida diaria con otros usuarios, en residencias, para lo cual debería solicitar el servicio de ayuda a domicilio o SAD.

Mejoras al respiro familiar

Estos programas de respiro familiar deben aún mejorar mucho y andar el camino adecuado. Es difícil hacer un resumen de todos ellos ya que cada Administración pública lo establece de forma distinta y con una serie de normas no estandarizadas entre sí. Pero, por suerte, los avances en este tipo de servicios son cada vez más evidentes puesto que incluso pequeños consistorios poseen a día de hoy programas de respiro familiar. Las Administraciones Públicas, y las empresas privadas son cada vez más conscientes de que no sólo se trata de cuidar al mayor o al dependiente, sino de ayudar al cuidador a prestar un servicio de calidad.

 

Que debería proponernos para la ayuda servicio a domicilio

  • Proporcionar atención personal en higiene: baño, hidratación, cuidados de la piel, pelo y uñas, cambios postulares para la prevención de úlceras.
  • Ayuda en alimentación: supervisión de dieta adecuada a prescripciones médicas y gasto energético.
  • Ejercicios adaptados: paseos diarios, ejercicios activos o ejercicios pasivos para prevenir la rigidez de articulaciones y la pérdida del tono muscular.
  • Reposo y descansos: pautas y horarios determinados y acompañamiento durante el día a las labores cotidianas o compañía nocturna en convalecencias.
  • Compañía de día o noche en hospitales, residencias de ancianos o en domicilio propio.
  • Soporte social: fomentar las relaciones personales, su autonomía, apoyar iniciativas propias, potenciar el aprendizaje, o la lectura.
  • Acompañamiento en compras y actividades diarias, médicos, farmacias, etc.
  • Proponemos actividades diarias de ocio dentro de las posibilidades físicas y mentales del dependiente: lectura, pintura, paseos etc.

 

CALL

ayuda a dependientes

Contactar interdomicilio

 

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*